sábado, 15 de julio de 2017

El camarero.

Con agilidad y destreza el camarero flotaba por la barra colocando las botellas y la vajilla limpia en sus correspondientes baldas. El local se encontraba animado en ese momento, varios grupos de personas amenizaban el lugar con sus comentarios, la música sonaba sin gran estruendo y varias personas se contoneaban en la pista de baile también estaban los borrachuzos de siempre ccon sus berridos y empujones.

<<¡Manolo!>> Gritó uno de los clientes.
<<Dígame señor en qué puedo atenderle.>> Respondió el camarero educadamente con esa voz aflautada tan característica.
<<Póngame tres cervezas de barril, dos copas de vino tinto y un cubata del mejor ron que tengas.>> Ordenó el cliente sin demasiada educación.
<<Sí señor, como desee.>>  Respondió el camarero.

El camarero comenzó a buscar los vasos y las copas con esa desenvoltura tan típica de los profesionales del gremio, escanció los vasos con la cerveza del grifo, las copas las llenó con el vino que se guarda en botella de cristal enfriada previamente en un pequeño mueble a la temperatura adecuada y el cubata lo sirvió con la desenvoltura de los grandes profesionales. Colocó los bebercios en el dispensador.

<<Señor, aquí tiene su pedido. El total de la cuenta lo tiene en pantalla. Por favor, pase su tarjeta electrónica sobre el lector para pagar la factura, gracias.>> Expresó el camarero mirando a los ojos del cliente. El cliente pasó la tarjeta con bastante mal gana y pagó el recibo. Automáticamente el cristal del dispensador se abrió pudiendo el cliente recoger los vasos y las copas.
<<Muchas gracias señor, muy amable.>> Dijo el camarero, el cliente dándose media vuelta ni respondió, ni se molestó en mirarle.

El camarero observaba al resto de la clientela para que no le faltase de nada, su mirada se fijó sobre una mujer que estaba sola sentada en la barra.
<<¿Otra copa, señorita?>> Preguntó con amabilidad a la mujer sentada.
<<Sí, muchas gracias.>> Respondió la mujer sonriendo.
El camarero retiró el vaso vacío y en un abrir y cerrar de ojos le puso otro servicio como el anterior delante de ella. La mujer sin decir una sola palabra pasó la tarjeta por encima del lector y el cristal se abrió en un instante  pudiendo recoger la copa.
<<Gracias.>> Comentó amablemente la mujer.
<<A usted, señorita.>> Respondió el camarero.

El camarero seguidamente colocó toda la vajilla en el lavavajillas y lo puso en marcha, pasó un paño húmedo por la barra para limpiar los restos que caen de los recipientes, de vez en vez reponía los refrescos y licores a media que estos se acababan mientras atendía a los clientes con soltura. Era un día tranquilo como otro cualquiera. Ajustándose la pajarita y el chaleco siguió observando el local, tenía que estar impoluto y limpio, y los clientes adecuadamente servidos.

<<¡Camarero! ¡Camarero! ¡CAMARERO!>> Chillaba un hombre que no se encontraba en muy buenas condiciones desde el otro extremo de la barra.
<<¡Otra copa! ¡Otra copa!>> Espetó el cliente con esa típica voz que advertía que ya había bebido demasiado.
<<Señor, ya ha bebido usted bastante por hoy. Si es usted tan amable puede retirase ya del local.>> Respondió el camarero.
<<¡MALDITO SEAS! ¡Sí te digo que me pongas una copa es que quiero me pongas una copa!>> Gritó el cliente de modo amenazador mientras se tambaleaba.
El camarero soltando el trapo y colocándose delante de aquel hombre respondió con firmeza:
<<Señor, según la ley 23b/2589 del Gremio de Hosteleros de Nueva Solaris poseo la autoridad necesaria para según mi criterio no atender a nadie que presente síntomas de embriaguez. Puede usted marcharse, en caso contrario no tendré más remedio que llamar a la Autoridad Competente, gracias por su colaboración.>>
Al hombre se le puso la cara roja como un tizón, observó al camarero, se giró y tambaleándose se dirigió a la salida del local mascullando entre dientes maldiciones e insultos dirigidos al camarero, se dio una vez la vuelta en forma amenazadora pero desistiendo de su actitud salió fuera del local. Cuando salió del local arreció en sus gritos y amenazas dirigiéndose a otro local que se encontraba a poca distancia de allí.

<<Menudas formas las de ese personaje.>> Comentó la mujer sentada en el taburete mientras bebía un sorbo de su copa. La fémina mirando al camarero y haciéndole un gesto con la cabeza requirió de su presencia.
<<Dígame señorita.>> Comentó el camarero.
<<Sin animo de molestar, me preguntaba si te vendrías esta noche conmigo>>. Le dijo la mujer con una voz dulce y sensual.
<<Perdóneme señorita pero creo que se está confundiendo de camarero y de local>>. Respondió el camarero dulcemente.
<<No, no. Solo esta noche, sin ninguna clase de compromiso>>. Insistió la dama en un tono de súplica.
<<Señorita. comprendo su confusión pero la comento que éste no es el local apropiado ni yo la persona adecuada. Soy un androide HOST-004/12 fabricado única y exclusivamente para el cometido de este local, no poseo las herramientas adecuadas para el tipo de relación que usted pretende señorita>>. Explicó el androide a la mujer educadamente.
<<Puedo conseguirle distintas direcciones de locales donde usted podrá encontrar la compañía que usted requiere si así lo desea e incluso puedo solicitar un taxi para que se pueda desplazar hasta allí con toda comodidad y seguridad>>. Sugirió.
La señorita se mantuvo pensativa durante un momento y con un bajo tono de voz respondió: <<De acuerdo>>.
<<Y mientras llega el vehículo si lo desea la puedo invitar a una copa>>. Inquirió el androide.
<<Gracias, muy amable>>. Respondió la dama susurrando.

Y el camarero dirigiéndose hacia la balda con sus piernas metálicas enganchadas a un raíl que solo le permitía moverse por la barra asió el vaso con uno de los brazos mecánicos mientras que con el otro cogiendo la botella con suavidad y maestría escanciaba el licor en la copa, al mismo tiempo y por linea interna llamaba a un taxi para recoger a un cliente. Se dirigió hacía la señorita y le entrego la copa en mano ya que era una invitación, la cabeza del androide tenia forma humana aunque no se distinguiese las características facciones del rostro humano, boca, ojos, nariz, miraba atentamente el rostro de la mujer y le comentó con esa dulce voz que tienen estos modelos de androide: <<Aquí tiene su copa señorita, ya he realizado la llamada, su taxi está en camino>>.
La señorita agachó la cabeza en gesto de aprobación y el camarero siguió con su trabajo atendiendo a la demás clientela.

lunes, 24 de abril de 2017

El Gran Rasgón.

No se qué clase de seres sois, ni qué hacéis aquí tampoco se como habéis conseguido llegar. Hace tiempo que llegamos a la conclusión de no responder a ninguna de las preguntas que torturan a seres como vosotros, lo único que se consigue es que os marchéis con más confusión de la que traéis. De todas formas y durante amplias deliberaciones llegamos a un consenso general de narrar un suceso muy grave y luctuoso que nos aconteció para que sirva de ejemplo a los que llegan aquí desde otros Lugares.

La leyenda.
Ocurrió en un tiempo muy lejano, tan lejano que vuestros simples métodos para cuantificar el tiempo no servirían y en un lugar tan extraño para vuestras limitadas mentes que seriáis incapaces de concebirlo. El vocabulario y los sistemas de comunicación que usáis son herramientas muy primitivas para nosotros y nos limitan mucho a la hora de expresarlo todo pero con un gran esfuerzo por nuestra parte os explicaremos lo que por aquel entonces aconteció.

Después de muchos miles de millones de eones, medida de tiempo usada por vosotros, lo habíamos logrado. Fue muchísimo antes de la formación de vuestro Universo, creo que así definís el Lugar donde vosotros moráis. De quién y cuándo fue la idea de transformar nuestro Lugar, así lo definimos nosotros, en lo que es hoy en día quedó perdida en los anales de nuestra historia ya que ha pasado demasiado tiempo, incluso para nosotros. Somos los herederos de una idea, un concepto, un sueño de un pasado demasiado lejano, las palabras que tengo que emplear se me quedan cortas y vacías para poder expresar este ideario que se inició mucho antes de que naciéramos todos los que habitamos hoy en día este Lugar.

Los Moradores.
Nosotros, seres que habitamos este lugar no tenemos nombre, no lo necesitamos, nos reconocemos los unos a los otros de maneras muy distintas a las vuestras quizás vosotros en vuestras limitadas mentes tengáis la necesidad de nombrarnos así que si queréis nombrarnos de alguna manera podéis llamarnos los Moradores. Nuestros cuerpos, palabra burda donde las halla, están formados de pura energía. Tenemos la capacidad de poder vivir en varias dimensiones incluso algunos seres de este Lugar han conseguido llegar a vivir en varias dimensiones a la vez. Somos seres espacio temporales como vosotros, no somos seres inmortales pero la duración de vuestras efímeras vidas en comparación con las nuestras nos hace casi eternos. Los cuerpos que nos dan forma son casi incorruptibles aunque sabemos que algún día llegará nuestro fin. Conocemos todas y cada una de las leyes que gobiernan este Lugar, costó muchos millones de eones acumular todo ese conocimiento pero al final llegamos a entenderlo todo. Gracias a esta sabiduría hemos podido llegar a completar La Tarea que nos fue encomendada hace tanto tiempo y que pasó de generación en generación.

El lugar.
La génesis de nuestro Lugar no está clara, unos dicen que partimos de un punto de no-espacio, no-tiempo de un lugar inmaterial y atemporal, otros dicen que partimos de un punto de densidad, temperatura y materia infinita y que por motivos que se desconocen se empezó a expandir. Los menos dicen que habitamos un Universo eterno, otros del mismo ideario dicen que provenimos de un sistema de Universos en el que el nuestro es un paso más hacia otro tipo de vida superior a la nuestra, a estos dos últimos grupos los solemos tener bajo un estricto control mental.

Nuestro Universo se trata de un Lugar que vosotros jamás podréis llegar ni siquiera a concebir. La materia que forma este Lugar es una materia elemental y básica, no necesitamos que dicha materia se transforme en elementos mas complejos para que podamos existir, la complejidad de la materia lleva a la bastedad y a la imperfección. Nuestro Lugar está formado principalmente por estrellas muy parecidas a las vuestras que viven en este lugar. Sí, me he expresado correctamente, ¡VIVEN! Son estrellas puras, de un color azul brillante portentoso, totalmente inmaculadas. Su tamaño es absolutamente descomunal, irradian una energía pura de la que nos alimentamos y que nos da calor, no se desperdicia nada, llega a todos los rincones de este Lugar y aunque este hecho no lo entendáis nacemos de ellas, por lo tanto, son nuestras madres y nosotros sus hijos. Por este motivo tenemos la capacidad de estar en contacto con ellas y ellas con nosotros. No somos los únicos seres de este lugar, existen muchos otros, una gran variedad de seres vivos con los que vivimos todos en perfecta armonía y equilibrio. No me voy a extender mucho sobre estos seres, simplemente creer en su existencia  ya que no entenderíais de lo que estoy hablando.

El tamaño de este Universo es inconmensurable e inabarcable para una mente tan limitada como la vuestra. En el transcurso de su evolución llegó a un estado de no-expansión y no-contracción, en estos momentos se encuentra en una fase de equilibrio estable. La Tarea encomendada hace tiempo la llevamos a su fin y con un gran éxito por nuestra parte o por lo menos éso era lo que creíamos.

El gran vacío.
Pasó mucho tiempo desde que acabáramos La Tarea. Vivíamos entusiasmados, extasiados, orgullosos del Logro conseguido, debido a todo esto nos dejamos llevar por la molicie y la dejadez creyendo que todo se sostendría por si mismo. Pasado el tiempo y en pleno éxtasis de nuestra existencia ocurrió un hecho al que no le dimos la suficiente importancia en su momento. Durante unos instantes las estrellas titilaron y por primera vez sentimos una especie de rumor proveniente de una remota región de nuestro Universo. Nos llegaron avisos de un gran vacío que se estaba formando en esa zona de nuestro Lugar, pensamos que esto no era posible y no le dimos la importancia adecuada, para cuando más partes de nuestro Lugar se vieron afectadas por el mismo Mal empezamos a actuar.

Desconocíamos lo que motivaba este vacío repentino y nos alarmamos, buscamos las causas de esta situación. A pesar de nuestra sabiduría y conocimientos tardamos mucho tiempo en darnos cuenta de lo que sucedía, una de nuestras investigaciones nos mostró lo impensable. Una zona de las <<paredes>> de nuestro Lugar, las palabras una vez más nos limitan, se estaba desmoronando lo que producía una fuga significativa de material de nuestro Universo a través de esa hendidura y lo que era peor, El Gran Rasgón que así es como lo definimos, cada vez era más grande lo que no solo provocaba un aumento de perdida de material sino que también ponía en peligro la existencia de nuestro Universo y la de todos los seres que habitan en él.

Totalmente abrumados y sin tiempo que perder nos pusimos manos a la obra para intentar arreglar El Gran Rasgón. Pusimos todo nuestro empeño y recursos para arreglar esta gran imperfección, por lo visto no somos tan perfectos como creíamos. Nos costó mucho tiempo y recursos el lograr cerrar la hendidura, se escapó mucho material por este hecho. Muchos seres que participaron en El Gran Trabajo se perdieron, otros quedaron seriamente dañados y tuvimos que desecharlos. Pasado el tiempo todavía estamos estudiando que es lo que produjo El Gran Rasgón, existen muchas teorías pero ninguna es del todo satisfactoria ni concluyente. El material que escapó sirvió para formar otros Universos, al ser una fuga tan descontrolada los Universos que se crearon se formaron al azar, distintos tipos de Universos con distintas leyes físicas y diferentes tamaños. Vuestro Universo es uno de ellos, totalmente imperfecto como los seres que lo habitan. Nuestros propios errores provocaron este auténtico cataclismo, vuestra existencia y la de otros se debe a este hecho, una existencia imperfecta y breve, ¡lo sentimos!

Advertencia.
… … … …
… … … …
… … … …
… … … …
Llegados a este punto creo que es necesario pedir perdón. Nuestra altivez, arrogancia, soberbia y vanidad no nos dejó ver que La Tarea no concluye nunca, debemos seguir cuidando nuestro Lugar para evitar que vuelva a suceder un hecho similar. Ahora somos más cuidadosos y precavidos, nos creímos seres casi perfectos sin darnos cuenta que nuestro comportamiento casi nos lleva a la destrucción a nosotros mismos, a los seres que habitan nuestro lugar e incluso a nuestro propio Lugar. Os contamos esta historia esperando que todos vosotros aprendáis de estos hechos. Tened todos mucho cuidado allá donde moréis, el cuidar vuestro Lugar y todos los seres que habitan en Él es responsabilidad vuestra y solo vuestra, absolutamente todo incluidos vosotros mismos podéis correr un serio peligro de destrucción si os descuidáis. Sed precavidos, si nos ha ocurrido a nosotros también os puede ocurrir a vosotros. ¡Estáis advertidos!

domingo, 9 de abril de 2017

Arcade.

Pensativo miraba la pantalla, cierta tensión se le denotaba en el rostro, encontrándose de pie tenía el cuerpo rígido, gotas de sudor poblaban la frente. Cavilaba sobre sus posibilidades mientras se dirigía a su objetivo, la mano izquierda manejaba la palanca de la dirección de la nave mientras que la derecha se esmeraba en manejar los seis botones que le servían para realizar distintas combinaciones de disparos y cambiar el sentido del movimiento de la nave. Esquivaba casi todos los disparos producidos por las naves del enemigo más estaba recibiendo numerosos impactos.
- ¡Me estoy quedando sin escudos! - Exclamó.

Cuando despegó con la nave había escogido todo lo necesario, llegó al límite de su nivel. Llevaba lo último en tecnología punta y le acompañaba todo el armamento más potente que podía recopilar, tenía la opción de autoabastecerse y rearmarse por el camino pero como persona previsora había cargado todo hasta los topes. A pesar de abatir numerosas naves enemigas y esquivar el fuego tierra-aire se estaba debilitando cada vez más, a medida que se acercaba a la guarida del enemigo la defensa de éste se hacía más enconada. Cuando atravesó el primer cinturón defensivo tomó la decisión de que parte del combustible fuera a parar a los escudos reponiéndolos del todo aunque naturalmente esto último mermaría sus posibilidades de velocidad. Entró por una serie de corredores por donde debía de dirigir la nave, a medida que profundizaba en ellos se hacían más estrechos y enrevesados. Tenia que poner toda su habilidad para poder manejar el vuelo sin chocar la nave contra los salientes de los túneles, rozó el desastre en numerosas ocasiones pero logró evitarlo.

Cuando salió de allí tuvo un momento de respiro, mientras la nave planeaba pudo soltar los mandos, se secó las manos con la pernera del pantalón, se quitó algunas gotas de sudor de la cabeza y recopiló toda la información que pudo para ver del estado de la nave, escudos, combustible, armamento, velocidad y moral, lo último estaba por las nubes. Estuvo tranquilamente planeando una rato cuando vio la nave nodriza del enemigo acompañada por un séquito de naves defensivas de todo tipo, el tiempo parecía detenerse.
- Debo destruir primero sus defensas para luego abatir sus naves y acabar con la nave nodriza enemiga. - Razonó.

Empezó el ataque de su nave liquidando poco a poco y pacientemente las baterías que poseía tanto en tierra como en la propia nave nodriza enemiga. Cada vez que ejecutaba esta acción el combustible se agotaba y el armamento también.
- No sé si podré lograrlo. - Pensó.

Cuando destruyó la última defensa enemiga una miríada de naves enemigas se lanzaron sobre él como avispas que defienden a su reina intentando abatirle, el escudo de la nave aguantó más la destreza que tenía con la palanca también tuvo su efecto. La batalla contra las últimas naves defensoras duró algo más de cinco minutos aunque pareciese que era una lucha eterna, mientras tanto la nave nodriza enemiga permanecía impasible e inamovible. El color negro que tenía parecía absorber toda la luz del Sol, cuando abatió todas las naves defensoras la nave enemiga empezó a desplegar todo su armamento y a generar un pequeño pero efectivo escudo.
- ¡A por ellos! - Chilló.

Aumentó la velocidad de la nave todo lo que pudo encarándose contra la nave enemiga, lanzó una primera andanada con su armamento, la nave nodriza enemiga recibió multitud de impactos quedando seriamente dañada pero aún así aguantaba con bravura.
- Ahora les toca a ellos. -

Sin ninguna clase de cuartel la nave enemiga cargó parte de su energía y lanzó una grandisima descarga. La pequeña nave esquivó parte de la andanada, el resto de los disparos le dejó sin escudos y seriamente dañada.
- Ésto es el fin. - Dijo con tristeza.

Siguió batallando con gallardía y planeando con maestría pero los ataques que producía eran cada vez menos efectivos. Sin escudos recibía impactos en la coraza de la nave dejándola cada vez más inservible en manos de su enemigo. Volvió a enfilar la nave enemiga con valentía lanzado todo lo que quedaba, apenas causó daños en el fuselaje del enemigo, finalmente casi sin combustible y con armamento ligero una última andanada de la nave enemiga daño todo el sistema de control destruyendo su nave. Seguidamente en la pantalla de la consola apareció <<GAME OVER>>
- Ni siquiera he logrado puntuar entre los diez primeros. - Masculló entre dientes bastante molesto.

Se metió la mano en uno de sus bolsillos, sacó una moneda y la introdujo en la ranura de la máquina, respiró un instante y pulsó el botón de un jugador. Una nueva partida empezaba sin saber cuál sería su destino.

GAME OVER.